PEÑA TAURINA GIJONA

PEÑA TAURINA GIJONA

12/11/2012

TOROS Y SOKAMUTURRA EN BERMEO




"EL CHIQUITO ES GRANDE" VICTORIO DE ANASAGASTI 1916


http://lmentala.net/admin/archivosboletin/programas_fiestas_Bermeo_1975_99_b.pdf

Villa hay en Vizcaya, y de las más antiguas, que todos los sábados del año corria novillos o vaquillas por sus calles, plazas y paseos, ya enmaromados, ya sueltos; y no se si aún conserva esa costumbre:creo que sí, por lo menos la ha mantenido hasta hace pocos años.De todas las poblaciones vascas, descontando claro está a las capitales, Bermeo, la antigua capital del señorío fué la más aficionada al espectáculo taurino;
Tuvo Bermeo en su recinto cinco plazas de madera.La primera se construyó al oeste de la villa en terrenos de la Ribera, en lo que hoy es el huerto de los Franciscanos. En esta plaza trabajó el matador de toros Zaracondegui por los años 1737 a 1742, con su cuadrilla de navarros. Destruída por un incendio se construyó otra al norte de la vetusta población en 1750, en la explanada que existe a espaldas de las escuelas municipales de la Atalaya, y la inauguró el navarro José Leguregi, El Pamplonés, que en su cuadrilla llevaba al famoso guipuzcuano Martín Barcáiztegui, Martincho.
Este y el espada sevillano Diego del Alamo trabajaron juntos el dia de San Pedro de 1773, y en 1785 se dieron las ultimas corridas, porque el estado ruinoso en que se hallaba la plaza, no permitía la celebración de espectáculos públicos.
Desde esta fecha hasta mediados del siglo XIX no tuvo plaza de toros Bermeo, pero unas veces se utilizó la Plaza de San Francisco, vulgarmente llamada El Portal; Otras La Plaza de la Constitución, y El Puerto, para correr novillos por profesionales, y cuando no, sueltos o ensogados por el público.
En el Portal actuó en 1816 Antonio Ituarte conocido como el Zapaterillo de Deva, dejando grato recuerdo por su valentía y su arte, Ituarte es torero de más valor y más arte que Romero...cantaba el pueblo, con otras coplas graciosas pero enrevesadas, que aquí no podemos transcribir, por estar compuedtas de voces vascas y castellanas.
A mediados del siglo XIX, y en terrenos próximos a los que ocupó la anterior, se levantó otra, mejor construída y capaz para 6000 almas, que la estrenó Cuchares el 24 de Junio de 1856.En esta plaza sufrió grave cornada en 1868 Antonio Perez Ostión, que actuaba de matador de novillos y que el año anterior trabajó de banderillero en la misma plaza que el matador de toros Domingo Mendivil, de Durango. 30 años después y también en la Atalaya pero más al norte y en lo que hoy es la dependencia del manicomio provincial, se edificó otra, por la que desfilaron los novilleros Joseito, El Templao, de Zaragoza, El Alavés, El Manchao etc, y Joseito sufrió una grave cornada en 1894.Funcionó poco tiempo esta plaza hasta que en 1894 se levantó otra en La Ribera camino de la Albóniga, se corrieron toretes sueltos en el puerto y enmaromados en el centro de la poblacion.
Los novillos en el puerto tenían una nota típica de color, semejante a la que ofrecía Bilbao en su plaza vieja.Desde las casas que están en la falda de Gaztelu, hasta la de Erramona Porrota, las muchas que están dispuestas en un arco semejante al de una C, todas se hallaban engalanadas y ocupadas por el pueblo, que ansioso de ver salir al novillo de la tierra, dirigía sus miradas a la casa de la cofradía de pescadores, en una de cuyas bodegas se les enchiqueraba.No pequeña parte de la población presenciaba enbarcada el espectáculo; y en lanchas también se colocaban la Banda Municipal y el tamboril.Yo recuerdo haber visto dominguillos y pantomimas que el público reía gozoso, y a Juan Arro y a  Damelamano (a quién gustaban más los amaiketacos de Sebastiana y la sopa de ajo de Sotera que el cocido casero), pagar con volteretas sus atrevimientos.


Un dia el entonces joven José Hormaza, vestido de blanco y con sombrero americano, quiso asombrar al pueblo con arrojo, y saltó al palenque; más una vez en él, debió faltarle valor para emular a Cúchares, y nada intentó, como no fuese el experimento de Tancredo; que el pavor no le dejó moverse. Fijóse en él el novillo y allá se le fue rápido como centella:Hormaza no tuvo donde refugiarse y entre perecer ahogado o perecer entre los afilados cuernos del animal, optó por lo primero, tirándose de cabeza al agua...El pueblo, en recuerdo de la cómica escena, que hoy todavía no la olvida, bautizó al heroe con el nombre de Saltalamar, que disgustaba tanto a Hormaza como el de Desperdicios a Manuel Dominguez.


Otro año, uno al que el vino le hizo sentirse torero y al que se le conocía por Desondraviscaya-sin duda por bueno-, fue alcanzado y y volteado por un toro, que como  el amoniaco, le quitó la borrachera y hasta el vicio!-según se decía.

Cuéntase que un novillo, persiguiendo a un valiente, subió las escaleras de una casucha de pescadores, y llegando al primer piso, penetró, dispersando a los muchos que allí se encontraban y que hallaron refugio debajo de las camas, encima de los muebles, en la chimenea de la cocina, en la carbonera, en el retrete... pero el toro corrió derecho al balcón, despues de haber destrozado un espejo, en que viéndose reflejado, se figuraria hallar ante un hermano...Otros cayeron al agua y a nado salieron del puerto, abriendose camino entre los potines, traineras y baidacos que formaban el tendido flotante, y ocasionando no pocos sutos y desmayos.
Mundaka, la población más proxima a Bermeo que como ésta festeja el príncipe de los apóstoles organizó en 1892, y 1893 unas novilladas en las que vi actuar al entonces matador de novillos Nicanor Villa Villita; a Bóman, a los hermanos Calle, al riojano Guillén, a Ramon Rovira...






Bermeo no quiso ser menos que Mundaka y en 1894, como antes decimos, y bajo la direccion de D.Gregorio Arriola, levantó la última y la mejor de las plazas que tuvo.La inauguró Julio Aparici Fabrilo, en 29 de junio, despachando dos medias corridas de Clairac, y otra idem de Tabernero, quedando muy bien. En igual fecha de años sucesivos, trabajaron Fuentes y Bonarillo, y pasaron por ella Cocherito de Murcia, Ramon Rovira, Naranjito, El Segoviano, Pella, Regaterín, Chato de Zaragoza, Alcañiz y Cocherito de Bilbao.
Guernica tuvo 2 plazas de toros por esos mismos años en la primera torearon Mancheguito, Litri Pepeillo etcetera, y en la segunda sólo el espada Minuto, que trabajó en 2 corridas, una de Teodoro valle y otra de Saltillo, en la que salio lastimado en un brazo.

 Esto es lo que queda del Bermeo taurino, un lugar para despedidas en lo alto del monte de Sollube.El eje Bermeo Gernika Lekeitio Ondarroa no celebra un solo espectáculo taurino salvo alguna sokamuturra infantil esporádica lo que representa una auténtica vergüenza con la historia taurina que tienen estas localidades sobre todo en cuanto a festejos populares.


No hay comentarios: