PEÑA TAURINA GIJONA

PEÑA TAURINA GIJONA

5/23/2018

EL CAVEDEÑO





Quien conozca la Calle Caveda de Gijón donde apenas entra la luz del sol rodeada de edificios por todos los lados , donde solo hay coches y cagadas de gaviotas se dará cuenta del arte que puso el torero gijones Julio Gutierrez para apodarse el Cavedeño, y de la libertad que tenia que experimentar al salir de su oficina de Electrogás, para ponerse delante de las vaquillas.Aunque no llegara a novillero con caballos  ni torero de alternativa hizo mucho por la fiesta de los toros y por eso va este reconocimiento. Crear una empresa y un espectáculo para dar vaquillas por los pueblos asturianos  solo está al alcance de un soñador como él,  en una tierra como la asturiana no muy dada a ello.Toreó de manera seria en becerradas en 1978 en Mieres,y saltó como espontaneo en un becerro para aficionados en Candás que soltaron después de la corrida marinera de ese año.En 1982 organiza una suelta de vaquillas en la plaza del Bibio y crea una empresa para organizar festejos por los pueblos junto a Julio Reyes.
Localidades como Tremañes, San Juán de la Pedrera,San Andrés de los Estacones, Jove en Gijón, El Valle (Carreño), Valliniello(Avilés)...entre otras muchas que estoy documentando vivieron su espectáculo de vaquillas.
Una enfermedad repentina se lo llevó de manera temprana, un brindis por El Cavedeño.

1/07/2018

EN MEMORIA DE JOAQUIN PEVIDA

Este 2017 nos dejó un grandísimo aficionado gijonés Joaquin  Pevida, unico superviviente fundador de la Grán Peña taurina El Cordobés  de Gijón.
(Ignacio Pelaez  La Nueva España)Pevida, jubilado de Ensidesa, era el último superviviente de la quincena de aficionados a la tauromaquia que fundó el 25 de mayo de 1963, la Gran Peña Taurina "El Cordobés" con sede en el restaurante Casa Venancio, en la calle Ezcurdia y hoy la más antigua de Asturias.Una agrupación taurina que confió desde los primeros pasos de Manuel Benítez como matador de toros pues la peña la crearon apenas tres días después de que "El Cordobés", tomara la alternativa en el coso de "Los califas" de su Córdoba natal. Desde entonces fueron seguidores incondicionales de un torero de masas que llenaba los tendidos cada tarde para deleite del público con su valor y quietud frente al toro. Un arrojo que le sirvieron para ostentar el título de "Califa del toreo".
Para muchos, Pevida fue la gran enciclopedia taurina de Gijón después de toda una vida como abonado en la plaza de toros de "El Bibio" donde durante muchos años hizo las veces de "chulo de banderillas", es decir, el encargado de entregar las banderillas a los peones de las cuadrillas de los toreros. Le gustaba el toreo artista y clásico.
De carácter afable, buen conversador y bonachón, era un habitual fumador de puros, concretamente apasionado de los montecristos. Los últimos años se le podía ver siempre atento y muy exigente al transcurso de la lidia en cada corrida de Begoña desde el balconcillo del tendido 7 que en la última feria ya por motivos de salud no pudo asistir muy a su pesar.
Joaquín Pevida disfrutó de su afición e incluso vio torear, muchos años después de encandilarse con Manuel Benítez, a su hijo Julio. Fue en la feria de 2005 y como novillero. Julio Benítez llegó a Gijón con un mandato ineludible de su padre que le rogó que visitara la peña que desde el año 1963 lleva su nombre en Gijón. Julio Benítez cumplió y disfrutó de una cena con los miembros de la peña y también de un obsequio como recuerdo de su paso por la ciudad.
El año pasado Joaquín Pevida recibió un homenaje de su propia peña por acercarse a los 90 años que no llegó a cumplir. El funeral de cuerpo presente tendrá lugar hoy lunes en la iglesia parroquial de San Julián de Somió a las cinco de la tarde.
En una entrevista que la peña Taurina Gijona mantuvo con su viuda con el fin de que su legado no quedara en el olvido nos permitió compartir unas fotos de su marido.